Trastornos de la articulación temporomandibular (ATM)

Dolor de mandíbula y al masticar

¿Qué es el trastorno de la articulación temporomandibular (ATM)

Los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) se producen como resultado de problemas relacionados con la articulación, los huesos y los músculos faciales que controlan la masticación y el movimiento de la mandíbula. Muchas personas experimentan en algún momento de su vida dolor al masticar y/o bostezar. Estos problemas articulares y musculares son complejos y requieren atención de expertos.

¿Cuales son los síntomas?

Los trastornos de la articulación temporomandibular pueden afectar la mandíbula así como los músculos de la cara, los hombros, la cabeza y el cuello. Los síntomas comunes incluyen dolor en las articulaciones, dolor muscular, dolor de cabeza, ruidos articulares (chasquido), problemas al abrir completamente la boca y bloqueo de la mandíbula. En la mayoría de los casos, los síntomas de trastornos de la articulación temporomandibular son leves. Estos tienden a ir y venir sin que empeore y suelen desaparecer. Sin embargo, algunas personas que sufren de estos trastornos desarrollan síntomas de larga duración (crónica). El dolor crónico o dificultad para mover la mandíbula puede afectar al hablar, comer, dormir y tragar afectando la calidad de vida y el bienestar de las personas que lo padecen.

¿Qué causa los trastornos de la articulación temporomandibular?

La causa más común de los síntomas del trastorno temporomandibular es la tensión o espasmo muscular, a menudo provocada por el estrés y/o rechinar los dientes mientras se duerme (bruxismo). También este trastorno lo puede provocar una lesión en la mandíbula, la articulación temporomandibular o músculos de la cabeza y el cuello - provocado por ejemplo por un fuerte golpe o traumatismo cervical.

Otras posibles causas incluyen: Una lesión en la articulación o los tejidos a su alrededor, problemas relacionados por la propia forma de la mandíbula y enfermedades de las articulaciones tales como la osteoartritis, la artritis reumatoide o la artrosis.

¿Cómo se diagnostica un trastorno temporomandibular?

En Cisne Dental realizamos un estudio clínico cuidadoso y un examen físico para determinar la causa de los síntomas. En algunos casos, una radiografía, tomografía computarizada o resonancia magnética también se utiliza para comprobar si hay problemas en los huesos o tejidos blandos relacionados con síntomas de trastorno de la ATM. El tratamiento es por lo general no quirúrgico y puede incluir el uso de una férula de relajación, la fisioterapia y la medicación.